El bienestar personal no es individual

Requiere de esfuerzos individuales pero, en la práctica, el bienestar es social, colectivo y expansivo.

Hablamos de "bienestar personal". Pero no es individual.

Por supuesto, requiere de una intención individual, como el generar nuevos hábitos o crear cambios. Pero nosotros solos, encerrados en una habitación, aun con todos los tips, herramientas y tiempo del mundo, no lograremos alcanzar el bienestar.

En la práctica, el bienestar es social, colectivo y expansivo.

El bienestar personal es social.

Estudios1 demuestran que las actividades que realmente nos generan bienestar son aquellas que involucran a otras personas. Al fin y al cabo, somos seres sociales.

El bienestar y la vitalidad, como explica la psiquiatra Samantha Boardman, no vienen de desconectarnos del mundo. Sino de vivir bien dentro de y con el mundo.

"Las conexiones significativas y las acciones orientadas hacia los demás son lo que nos fortifican… Seamos introvertidos o extravertidos, normalmente nos estimula estar con otros." - Dra. Samantha Boardman

La también psiquiatra Marian Rojas Estapé revela tres descubrimientos sobre las relaciones humanas:

  • las conexiones sociales nos benefician y la soledad mata;

  • lo importante no es el numero de vínculos sociales sino la calidad de estos y cuanto más cercanos más importante resulta que sean de calidad;

  • las buenas relaciones protegen el cuerpo y el cerebro, debido a las dos hormonas que se segregan estando en buena compañía y disfrutando la vida acompañados de personas a las que queremos: la oxitocina y la dopamina (la hormona del placer).

El bienestar personal es colectivo.

Por mucho que yo esté bien internamente, si en mi núcleo familiar, en mi trabajo, o en mi comunidad no hay una cultura sana, mi bienestar mental y físico peligra.

Hablamos de "culturas tóxicas", por ejemplo, en grupos disfucionales. Los estudios demuestran que personas con un alto nivel de bienestar mental serán negativamente afectados por estos entornos.

"La salud mental colectiva afecta la salud mental individual" - Foro Económico Mundial

El bienestar debe ser colectivo a través de sistemas de protección y culturas sanas, a nivel familiar, organizacional y comunitario.

Si establecemos rutinas que favorecen nuestro bienestar, debemos de incluir a nuestras familias o personas con las que cohabitemos, para que respeten esas rutinas o incluso nos ayuden a cumplirlas.

La cultura de las organizaciones donde trabajamos también nos influye. Si una organización solo se centra en resolver problemas sociales externos y se olvida de la salud integral dentro de la misma, puede resultar problemas que, eventualmente, impactarán negativamente nuestro trabajo.

De igual forma, si nuestra comunidad (local, nacional e internacional), no está bien, nos repercutirá de una u otra forma. El Estado de Bienestar busca precisamente ese bienestar colectivo.

Casualmente (o no), hoy es el Día Internacional de los Derechos Humanos.

En su esencia, los derechos humanos son una iniciativa internacional para promover, mediante indicadores claros, un mundo con una cultura de bienestar colectiva para todos y todas.

Hay una palabra maravillosa en zulú y xhosa que expresa a la perfección por qué el bienestar es colectivo:

Para promover nuestro bienestar, debemos de estar y promover ambientes que apoyen y fortalezcan ese bienestar de manera individual y colectiva.

El bienestar personal es expansivo

Si bien el bienestar colectivo, impacta a nivel individual. El bienestar individual tiene un impacto en los demás, con un efecto multiplicador.

En su primer programa de bienestar con un grupo de agentes de cambio, The Wellbeing Project reveló que, al trabajar en el bienestar interno individual no solo reducían el síndrome de burnout2, aumentaban la resiliencia y mejoraban la confianza y la apertura de mente de las personas que participaban en el programa. Sino que el entorno de los participantes también se vio beneficiado.

"Los cambios en los individuos produjeron una onda expansiva a nivel de su organización, incluyendo más apertura a perspectivas diversas, mayor colaboración, un aumento en la innovación y mejora en la capacidad de crear impacto social." - The Wellbeing Project

Los cambios internos de estos agentes de cambio impactaron positivamente a nivel individual, organzacional y sistémico. Aquí algunos de la forma en la que fueron impactados:

  • Individual:

    • Menos ansiedad entorno al fracaso

    • Mejor entendimiento de sus emociones y más presentes con equipo

  • Organizacional:

    • Mayor confianza en el equipo

    • Más trabajo en equipo y empoderamiento por parte de cada miembro

  • Sistémico:

    • Mayor apertura y colaboración

    • Visión más holística e inclusiva hacia nuevas formas de hacer las cosas


En definitiva, para lograr nuestro bienestar debemos de socializar; estar en espacios con una cultura sana que respete y promueva nuestro bienestar personal y colectivo; y entender que, nuestro bienestar y desarrollo personal tendrá un efecto expansivo en las personas y organizaciones en las que estemos.

El bienestar personal no es individual. Es un acto social, colectiva y expansiva.

Acción:

  • Incluye en tu día a día momentos para socializar, desde leer o hablar con alguien (no hace falta que le conozcas) y en persona a poder ser (no por redes sociales, por favor). Con toda tu atención puesta en ese momento.

  • Si lideras un equipo o una organización, empieza a analizar si la cultura interna pone el bienestar en el centro. ¿Qué indicios encuentras de que sea una cultura sana o tóxica?

Frase:

Testimonio de uno de los participantes en The Wellbeing Project:

"[Lo importante] es mostrar a mis compañeros que me importan, y no solo siempre conectar a nivel de trabajo. Tenemos miles de cosas que hacer, pero [preguntar] "¿cómo estás?"… Es algo tan sencillo de olvidar, porque siempre estamos bajo presión. De verdad mostrar que te importan y que es más que una relación de trabajo, brinda una cualidad preciosa en el equipo.

También da la oportunidad a un miembro del equipo a decir "oye, necesito el día libre" y nadie te mirará mal y dirá "¿qué haces? ¡Haz tu trabajo!". Se crea una mayor aceptación, y esto hace que haya más energía y fuerza viniendo del equipo hacia su trabajo. Todo el mundo está muy motivado, pero también, intentamos cuidarnos los unos a los otros, para no excedernos y quemarnos. Mantener un buen ritmo y cuidar el uno del otro.

Estoy trabajando con mi equipo en nuestra cultura." - The Wellbeing Project Report

De interés:

El cerebro, nuestro mejor aliado contra el estrés

La psiquiatra Marian Rojas-Estapé ha investigado cómo la comprensión del funcionamiento de nuestro cerebro nos ayuda a vivir una vida más consciente, y a gestionar de manera saludable las emociones. “Cuando comprendes por lo que pasa tu mente, te sientes aliviado; porque si no, eres esclavo de síntomas físicos, psicológicos y vas como perdido por la vida.”

Nelson Mandela explica el concepto de Ubuntu

Ubuntu es una regla ética sudafricana enfocada en la lealtad de las personas y las relaciones entre éstas. La palabra proviene de las lenguas zulú y xhosa. Ubuntu es visto como un concepto africano tradicional.