Escoge un día o tu cuerpo lo hará por ti

¿Te ha pasado que llevas una temporada de mucho trabajo, estrés, poco descanso y piensas “en cuanto logre X, me tomo unos días para recuperar”? Así que sigues forzandote, sin tomar una pausa porque ”descansarás después”.

Pero ese día parece no llegar, porque siempre hay algo urgente, una última cosa, otro pequeño esfuerzo... pero caes enfermo.

O, llevas una racha agotadora y estresante y por fín llegan tus vacaciones. Tienes mil planes divertidos que hacer con tu familia y amigos pero... el primer día de vacaciones, te resfrías.

Tu cuerpo dice “basta”. Te obliga a pausar, a descansar, a restaurarte.

Pero lo que no nos damos cuenta es que, antes de llegar a ese punto, nuestro cuerpo y nuestra mente nos han hecho muchas más señales indicándonos que necesitabas un respiro, una pausa, una desconexión... pero en nuestro frenesí diario, ni nos dimos cuenta.

Descansar no es opcional. Es cómo recargamos energía para seguir adelante a nuestro pleno potencial y evitar afectar negativamente a nuestra salud física, mental y cognitiva.

Y con ello, nuestra capacidad de liderar equipos y proyectos que generen impactos positivos.

🌀