La retroalimentación

inhibe el crecimiento

Crear hábitos es una de esas cosas que es mucho más fácil de decir que de hacer. Te comparto algunos consejos que, según los expertos, te ayudarán a empezar y mantener tus nuevos hábitos.

En la publicación de la semana pasada nos quedó claro: para lograr nuestras metas debemos de centrarnos en nuestros hábitos.

Llegó el momento de ponerse en acción y crear nuevos hábitos para este año.

Y como todos sabemos, una cosa es decirlo y otra muy diferente, hacerlo.

Así que la publicación de hoy recopila algunos consejos prácticos que ayuden a introducir estas nuevas prácticas nuestro tu día a día.

Mery Viñas, psicóloga y coach de salud, explica que "crear un hábito es como utilizar un músculo... El primer día será muy extraño… Pero a medida que lo ejercites, el músculo irá tomando fuerza.”

A nivel neurológico, nuestro cerebro recopila información sobre situaciones y diferentes formas de actuar ante ellas, y automatiza las lecciones aprendidas en forma de hábitos.

Por ejemplo, ya ni pensamos en atarnos los cordones de los zapatos, es automático. Igual pasa, por ejemplo, si me acostumbro a que, nada más levantarme, hago estiramientos. Al repetirlo una y otra vez, queda grabado en nuestro circuito cerebral como una secuencia lógica.

Pero, ¿por dónde empezamos?

“No se trata de hacer la nueva acción de forma perfecta, sino de comenzar. Luego ya irás mejorando… lo importante es no postergar.” - Mery Viñas para ElPaís.com

Expertos en creación de hábitos como Ed Batista, coach ejecutivo de Silicon Valley, y James Clear, autor de Atomic Habits, recomiendan los siguientes punto básicos:

  1. Céntrate en tu atención
    Tu atención es el recurso más preciado que tienes. Descubre en qué estás invirtiendo tu atención y tiempo día tras día. A lo que le dedicas tiempo, consciente o inconscientemente, son tus hábitos. ¿Qué hábitos tienes? ¿Son realmente valiosos para ti y tus objetivos profesionales y personales?

  2. Empieza con algo absurdamente sencillo
    Una vez que has determinado qué hábito(s) quieres desarrollar, ponte una meta de salida fácil. Si quieres empezar a hacer ejercicio, por ejemplo, proponte hacer 5 minutos todos los días. Se trata de crear el hábito de conectar un momento del día con algo que quieres conseguir.

  3. Mejora un 1%
    Para mejorar un hábito solo tienes que aumentar un 1% todos los días. Parece poco, pero si eres consistente, suma rápido. Recuerda que los hábitos son metas a largo plazo y lo que queremos es mantenerlo, no darlo todo al principio y luego parar.

  4. Mételo en tu agenda
    Tu agenda (a qué le dedicas tiempo) debe de ser el reflejo de tus prioridades profesionales y personales. Es decir, tus nuevos hábitos de bienestar, por ejemplo, deben de tener su tiempo destinado en tu agenda así como haces con una reunión con un importante donante.

  5. Conviértelo en parte de tu identidad
    Convierte tu hábito en quién quieres ser. Por ejemplo, cambia el “quiero meditar todos los días” por “quiero ser una persona calmada y centrada”, por ejemplo. Una persona creativa, paciente, ahorradora, justa, un líder servicial… ¿qué tipo de persona quieres ser? El definirlo te ayudará a saber qué hábitos necesitas desarrollar y a ser consistente. “¿Qué hace este tipo de persona en este tipo de situación?”

  6. Acepta el proceso y prepárate
    Crear un nuevo hábito no es fácil. Es un proceso de subidas y bajadas. Sé paciente, trátate bien, y prepárate un plan para cuando te desvíes de tu hábito (¡porque pasará! Y es completamente normal). Entendamos qué fue lo que pasó, y retomemos lo más rápido posible.

  7. Piensa en la recompensa
    Nuestro cerebro no solo aprende con la repetición, también con las recompensas. Pensemos regularmente en los beneficios que nos traen esos hábitos que estamos desarrollando. Si, al ver que los beneficios son a largo plazo, nos desmotivamos, incluye una recompensa a corto plazo: un pequeño premio que te des por repetir tu hábito (si logro hacer X por una semana seguida, hago X que tanto me gusta).

Diviértete un poco con el proceso. Recuerda que estamos creando hábitos a largo plazo. Darlo todo al principio, quemarnos y tirar la toalla no sirve de nada.

Lo mejor de todo esto es que, con nuevos hábitos, veremos resultados no solo en nosotros mismos, sino en cómo trabajamos con nuestros equipos y en cómo servimos a las personas por las que trabajamos.

Recuerda, cuando nos impactamos a nosotros mismos, impactamos todo nuestro entorno.

ACCIÓN:

Basado en un ejercicio de James Clear:

Decide qué tipo de persona quieres ser haciéndote las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de persona logra los resultados que yo quiero?

  • ¿Quién quieres ser?

  • ¿Qué valor(es) quieres representar?

  • ¿Qué principios son importantes para ti?

Escoge un nuevo hábito que contribuya en algo a convertirte en esa persona. ¡Y empieza!

Frase

Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”. - M. Gandhi

De interés: