Para cambiar el mundo, empieza aquí

Empecemos trabajando en nosotros mismos, en nuestro bienestar, en nuestros comportamientos, en nuestras actitudes, en nuestro conocimiento...

Esto NO quiere decir que hasta que no seamos “perfectos” gestores de nosotros mismos o premios nóveles, no podemos ayudar a los demás.

Lo que SÍ quiere decir es que no nos olvidemos de, en ese camino hacia la transformación social, trabajar de manera consciente y constante en nuestra propia transformación.