El poder de un respiro

Parece una tontería… pero lo dice la ciencia.

Respirar es uno de los mecanismos más efectivos cuando se trata de regular nuestro sistema nervioso y reducir nuestros niveles de estrés.

Una bocanada de aire profunda, lenta y controlada, seguida de una exhalación completa, hasta el punto que tus músculos abdominales se contraen, hace que pongamos a trabajar nuestro sistema nervioso parasimpático contrarrestando el trabajo de nuestro sistema nervioso simpático. 

El sistema nervioso simpático es el que prepara al cuerpo para responder con velocidad a la estimulación externa (efecto de “pelea o huída” - “flight or fight”), estado en el que estamos ante el estrés. El sistema nervioso parasimpático repara nuestro cuerpo para regresar a un estado de calma.

Fácil pero poderoso.

Para seguir dando lo mejor de ti, respira. 🌀