¿Se puede desarrollar el síndrome de burnout

trabajando en impactos social?

A pesar de nuestra convicción, vocación y pasión por crear un mundo más justo, el estrés, frustración y desasosiego bajo el cual trabajamos puede llevarnos a sufrir de burnout.

Reconocido como enfermedad por la OMS, el síndrome de burnout es un trastorno a consecuencia de un estrés laboral crónico, que se caracteriza por un estado de agotamiento emocional, físico y/o mental que tiene consecuencias en la autoestima, en la pérdida de interés en sus tareas y sentido de responsabilidad, y que pueden llegar a profundas depresiones.

Organizaciones como la Fundación Skoll, la Universidad de Stanford o la Fundación Schwab están dedicando cada vez más recursos a analizar, sensibilizar y trabajar los efectos de la correlación entre nuestro bienestar interno y un cambio social efectivo.

¿Qué podemos hacer para evitar llegar al punto de burnout?

  • Sé consciente de tu bienestar mental. Y dale prioridad.

  • Desconecta cuando sea necesario. Respira, medita, haz ejercicio o aquello que te siente bien a ti para desconectar.

  • Hablemonos los unos a los otros. Cargamos con una pesada mochila. Comparte tus dudas, sentimientos, experiencias o frustraciones. El compartir esto con un colega, puede tener positivos impactos en nosotros.

  • Como líder, trabaja en esto con tu equipo. Ellos también pueden estar experimentando este agotamiento mental.

  • Confía en el proceso. Esto no es algo de un día para otro, sino una nueva manera de tratarte a ti mismo.

Y acordémonos, aunque suene a cliché: ayudar a los demás empieza por ayudarnos a nosotros mismos.